Migrantes venezolanos en La Paz

El movimiento Al Socialismo – MAS ha decidido denunciar la migración de súbditos venezolanos a Bolivia, pues, en su criterio, estos ciudadanos llegan al país a hacer política e ir contra el llamado “proceso de cambio”. Migración ya expulsó a ocho venezolanos, pese a las críticas de Derechos Humanos y Amnistía Internacional.

En la Brigada Departamental de Oruro, hoy debía presentarse a brindar un informe la directora nacional de Migración, Yanet Senzano, pero dejó a la delegada departamental Maritza Huanca dicha responsabilidad. Aquello provocó la molestia de los legisladores del MAS que no descartaron elevar una queja por su inasistencia.

La diputada oficialista Beatriz Guzmán, miembro de los legisladores supraestatales, declaró a medios locales, que desde el Gobierno se ve que los ciudadanos venezolanos migrantes que llegan al país lo hacen con un fin de “desestabilizar” al régimen de Evo Morales.

“Ellos vienen aquí y dicen que son pobres, que están mal y que no quieren que los bolivianos lleguen a eso si siguen con Evo Morales. Eso ya es político, de ir contra el proceso de cambio”, declaró la diputada.

Sus palabras concuerdan con la versión del ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien hace unas semanas justificó la expulsión de seis venezolanos el pasado 19 de marzo, por “conspirar” contra el Gobierno central.

Romero dijo que tras las requisas a los centros de acogida donde se quedaban 14 venezolanos, se evidenció que ellos fueron parte de una marcha frente a la Embajada de Cuba y cuando fueron consultados, respondieron que habían recibido dinero para hacer esa protesta.

Solo en 2018 llegaron mil venezolanos a Bolivia desde la diáspora de su país / VOA

El funcionario dijo que los extranjeros incluso nombraron a un periodista, “de una conocida red televisiva”, como la persona que les pagó para hacer bulla frente a la embajada cubana, pero al mostrarles la fotografía del supuesto presentador, ellos no lograron identificarlo.

Huanca, a su vez, dijo que el flujo migratorio de venezolanos, pero también de peruanos, está creciendo en Bolivia. Sobre los caribeños dijo que estos permanecen un tiempo en un departamento y luego se trasladan a otro, sobre todo en el eje central, para mantenerse dentro de territorio nacional l mayor tiempo posible. Por ley, los migrantes pueden permanecer en un solo lugar únicamente 90 días.

El pasado sábado 16 de marzo, la Dirección Nacional de Migración realizó un operativo de control en la Casa del Migrante y la Pastoral de Movilidad Humana, donde se detuvo y trasladó a 14 venezolanos a esa instancia estatal para verificar las condiciones de permanencia en La Paz. La Defensoría del Pueblo intervino en el caso.

Seis de los 14 venezolanos fueron expulsados bajo cargos de conspiración, además de observar su documentación de permanencia y tránsito en Bolivia.

Amnistía Internacional tomó conocimiento de esa acción gubernamental y, mediante un comunicado vía Twitter de su directora para las Américas, Ericka Guevara, exhortó al ministro Romero evitar la persecución política de los migrantes en situación de vulnerabilidad.

“El 17 de marzo autoridades detuvieron, acusaron y expulsaron arbitrariamente a personas venezolanas sin un proceso justo. ¡Exigimos al @MindeGobierno @CarlosGuRomero dejar de perseguir y expulsar arbitrariamente a personas que necesitan protección internacional”, citó la delegada internacional.

Amnistía Internacional agregó la Acción Urgente, para llamar la atención a la administración de Evo Morales, por estas acciones de represión.

«Todas las personas, incluidos los migrantes irregulares, los migrantes regulares, los solicitantes de asilo y los refugiados, tienen los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica, debido proceso y garantías judiciales, y no ser sometidos a malos tratos o expulsiones colectivas», citó la representación que tiene presencia en 150 países.

Visor Bolivia