La falta de oportunidades laborales para las familias bolivianas y las múltiples necesidades que los aqueja obliga a los niños a trabajar en las calles, exponiéndose a diferentes riesgos. De acuerdo con la directora de la Defensoría Municipal de la Niñez y Adolescencia, Jacqueline Llanos, la mendicidad infantil se constituye en la vulneración de derechos, problemática que será abordada desde el municipio.

En lo que va de la gestión, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia no recibió ni una sola solicitud de autorización para que menores de edad puedan trabajar. Llanos atribuyó a que los menores sienten temor porque piensan que si se visibiliza su situación laboral no les van a contratar, ni pagar.

“Los niños no deberían trabajar, salvo situación extrema por ejemplo si la madre tiene una situación de salud delicada, discapacidad otras ocasiones precautelando que no se vulneren otros derechos”, manifestó.

El municipio pudo evidenciar que en algunos casos niños de la ciudad de El Alto se trasladan a la ciudad de La Paz para trabajar ya sea bailando, vendiendo dulces, fruta, lustrando calzados, etc.

Llanos aseguró que en los siguientes meses el municipio abordará el tema de mendicidad de los niños que son utilizados por sus padres para pedir colaboración económica de la población, lo cual se constituye en la vulneración de derechos.

“El tema de la pobreza es un tema estatal mientras no se tomen cartas en el asunto generando condiciones de empleo para padres, madres u alternativas para salir de estas situaciones, el circulo siempre se va a repetir”, indicó.

Lamentó que el Ministerio de Trabajo no haya implementado ni un mecanismo de protección para las niñas, niños y adolescentes del país que desarrollan actividades en las calles, ni siquiera en la búsqueda de una autorización para los menores de edad para que puedan trabajar.

INCUMPLIMEINTO DE NORMATIVA

De acuerdo con la abogado, Daniel Torrico, pese a que en Bolivia existe la normativa legal que prohíbe el trabajo infantil (que tiene excepciones), la realidad social se impone a las leyes del país por la pobreza que existe en las familias bolivianas que obliga a los menores a trabajar, faltando al Código Niña, Niño y Adolescente (CNNA) y a convenios internacionales.

Explicó que según dispone la Ley 548 (Código Niña, Niño, Adolescente) en Bolivia los menores de edad pueden trabajar legalmente a partir de los 14 años de edad y no antes.

POBREZA

La extrema pobreza es uno de los factores que obliga a las familias a que los niños realicen diferentes actividades desde edades muy tempranas. “El trabajo infantil es un problema latente en el país, a todas horas se observan a niños trabajando en diferentes oficios poniendo en riesgo su seguridad”, dijo.

Torrico señaló que la creación de fuentes laborales, mayores oportunidades para las familias bolivianas es la solución para disminuir el trabajo infantil.

DEFENSORÍA

En el departamento de La Paz se tienen más de 400 niños que se encuentran en situación de calle, entre las edades identificadas son desde los siete a 16 años, informó la delegada de La Paz de la Defensoría del Pueblo, Teresa Subieta.

La venta de dulces, lustra calzados, niños pidiendo limosna, entre otros, son algunos de los oficios a los cuales se dedican los menores en situación de calle que se constituyen en un peligro para ser influidos a la delincuencia.

La Defensoría del Pueblo creará una mesa institucional enfocada a trabajar con niños de la calle. La función de la red será elaborar una política pública para la defensa de los niños, estará conformada por el Sedeges, Alcaldía, Aldeas SOS, Ministerio de Justicia, entre otros.

Subieta exhortó a los padres de familia hacer cumplir los derechos de los niños, los mismos que deben gozar del estudio, salud, protección, seguridad, etc.

El Diario