Soplan vientos de cambio en el principal organismo ecuménico de África

0
51
Rev Dr Fidon Mwombeki, AACC General Secretary, delivers remarks to those gathered at the launch event for HIV and AIDS training manuals and handbooks in Narobi on 2 May 2019. (Photo by Gregg Brekke)

Soplan vientos de cambio en la Conferencia de Iglesias de Toda el África (AACC, por sus siglas en inglés), gracias a la implementación de un nuevo plan estratégico de cinco años en el organismo ecuménico africano.

En una ambiciosa hoja de ruta compuesta por seis pilares, la agrupación de iglesias protestantes, anglicanas, ortodoxas e indígenas ha anunciado áreas de trabajo completamente nuevas, y emprende medidas para inyectar energías renovadas en sus programas más antiguos. El núcleo de la estrategia es la eficacia, la eficiencia y la fiabilidad en el organismo ecuménico, que está decidido a cumplir con su misión profética.

“Consiste básicamente en una reformulación de las cosas que, en su mayoría, llevan tiempo ahí, pero con algunos nuevos impulsos que tomamos en nuestra asamblea. Por ejemplo, queremos que la AACC esté más cerca de sus miembros”, dice el Rev. Dr. Fidon Mwombeki, secretario general de la organización.

En enero de este año, Mwombeki, un pastor ordenado de la Iglesia Evangélica Luterana en Tanzania, asumió el cargo de secretario general. Antes de ser elegido, fue director del Departamento de Misión y Desarrollo de la Federación Luterana Mundial en Ginebra.

Con la mirada en el futuro

Durante los próximos cinco años, el clérigo de 59 años dirigirá la comunidad de 193 miembros –formada por iglesias, consejos eclesiásticos nacionales, instituciones de formación teológica y laica, y otras organizaciones cristianas de 42 países africanos– como secretario general. La organización, con sede en Nairobi, representa a aproximadamente 140 millones de cristianos de África.

Según Mwombeki, la estrategia 2019-2023 ya está poniéndose en práctica con varias actividades, especialmente las relacionadas con la capacitación.

“Ha sido la primera vez que la AACC lleva a cabo actividades en estos ámbitos. La gente (…) ha podido ver realmente lo que hace”, dice Mwombeki.

La estrategia se basa en seis pilares: cuatro centrados en programas, y dos en las labores de organización. La teología, las relaciones interreligiosas y el desarrollo del liderazgo eclesial, el género, las mujeres y los jóvenes, la paz, la diaconía y el desarrollo, y la promoción en la Unión Africana constituyen su labor programática. La labor organizacional, por su parte, se centra en la gobernanza, la membresía, el desarrollo y creación de redes, la gestión eficaz y la sostenibilidad.

Nuevos enfoques

En relación con los nuevos enfoques temáticos, Mwombeki afirma que son asuntos que ya se habían tratado antes, pero que en los últimos años se habían ido dejando de lado. Destacó el trabajo sobre la justicia económica y la migración.

“[La migración] siempre ha estado ahí, de alguna manera, pero no se había considerado como tema central (…). En la situación actual, la migración se ha convertido en un problema cotidiano en África”, dice Mwombeki.

El trabajo sobre mujeres, jóvenes y cuestiones de género, que inicialmente se llevaba a cabo desde el departamento de familia y género, se ha reorganizado en áreas más específicas.

“Se está haciendo mucho trabajo en el desarrollo de la capacidad dirigido a las mujeres, pero no hemos hecho demasiados esfuerzos en la creación de capacidad de los hombres, para liberarlos del complejo de superioridad masculina, del chovinismo y de la masculinidad negativa”, dice Mwombeki, al tiempo que agrega que no debe olvidarse que, aparte del género, hay otros temas que conciernen específicamente a las mujeres.

Por ejemplo, los derechos de las viudas, asunto sobre el cual la Conferencia de Iglesias de toda el África lanzó recientemente una campaña.

“Queremos recordar a nuestras iglesias que no olviden a las viudas, sobre todo en África, donde sus derechos están seriamente amenazados. Las iglesias deben desempeñar un papel importante, un papel más proactivo. Esto es nuevo en la Conferencia de Iglesias de toda el África, y también forma parte de la estrategia”, dice.

Mientras tanto, dado que el impacto del cambio climático sigue sintiéndose más en África, la Conferencia de Iglesias de Toda el África está aplicando la estrategia de comprometer a la juventud en favor de la justicia climática, cuenta el secretario general de la AACC.

“Los jóvenes están muy activos en todo el mundo, y dicen que los viejos estamos destruyendo el planeta que les dejaremos a ellos”. “Tienen un objetivo específico. Queremos centrarnos más en este asunto”, dice.

También con los jóvenes como centro de interés, la organización planea lanzar una campaña llamada “África: mi hogar, mi futuro” como parte del programa de Patriotismo Juvenil Africano. Con la campaña, se pretende inculcar en los jóvenes un espíritu similar al de los luchadores por la libertad africana, según Mwombeki, quienes iniciaron su lucha por la libertad cuando eran muy jóvenes. El broche final para las actividades juveniles será un congreso de jóvenes africanos con casi 10 000 participantes de toda África.

“Se reunirán en algún lugar de África y reflexionarán sobre el continente. Escucharán discursos, se inspirarán mutuamente y verán lo que hacen los jóvenes de otras partes. Habrá exposiciones, debates, ensayos, concursos de arte, deportes…de todo”, dice.

Sin embargo, el programa de Diaconía y desarrollo también se centrará en la población sostenible en el continente.

Los derechos de la infancia

“Estoy convencido de que no podemos y no debemos seguir teniendo demasiados niños, como si ignorásemos lo que implica tener hijos…”, afirma con determinación Mwombeki.  “Si posees media hectárea de tierra y tienes veinte hijos, ¿dónde esperas que construyan ellos? ¿Cómo esperas que vayan a la escuela, cómo esperas que obtengan alimentos?».

“Entonces le lloras a otras personas, envías a tus hijos lejos de tu hogar o huyes tú mismo. Esto es una irresponsabilidad y nosotros, como iglesias, debemos poder hablar de esto con responsabilidad”, subraya Mwombeki.

El clérigo quiere que las iglesias aborden el tema con las familias de las comunidades, ya que según él, ahí es donde comienza la sostenibilidad.

Cuando se le pregunta cómo planea financiar la estrategia, el líder luterano dice que hay más dinero en el mundo cada año, pero que el reto es encontrar un equilibrio entre los recursos humanos y la viabilidad de los programas.

“Como organismo de la iglesia…creemos que los problemas en los que estamos trabajando son lo suficientemente importantes como para estimular la creación de asociaciones”, dice.

“Tenemos nuestros propios recursos, pero, sin duda, esperamos expandir nuestro compromiso a través de asociaciones. Nuestra base son los asuntos que nos ocupan y ya estamos viendo interés en establecer asociaciones; hay varios candidatos, iglesias, miembros, fundaciones, instituciones públicas, instituciones multilaterales (…)que están buscando asociados fiables. Queremos convertirnos en asociados fiables”.

A pesar de algunos desafíos, como los limitados recursos humanos y financieros, el cambiante panorama ecuménico y la inmensidad de África, Mwombeki sigue siendo optimista, inspirado en lo que considera grandes ideas en la estrategia.

“Ya he percibido una gran aceptación por parte de nuestros asociados. Confío en que se implementará una buena parte de esta estrategia”, dijo Mwombeki.

Oikoumene