Noticias semanales de Anglican Communion News Service del 28 de junio de 2019

0
43

El obispo de Temotu, Leonard Dawea, elegido primado de la Iglesia anglicana de Melanesia

La Iglesia anglicana de Melanesia tendrá un nuevo primado este año cuando el obispo de Temotu, Leonard Dawea, se instale en la Catedral Provincial de San Bernabé el 15 de septiembre. El arzobispo electo fue elegido nuevo primado durante una reunión de la junta electoral provincial la semana pasada.

El obispo Leonard, cuya actual diócesis se encuentra en las Islas Salomón, reemplazará al arzobispo George Takeli, quien se retiró en mayo. Antes de entrenarse para el sacerdocio, pasó 12 años como monje con la hermandad de Melanesia.

El obispo Leonard, que proviene de las Islas Reef en Temotu, y su esposa Dorah, oriunda de Guadalcanal, tienen dos hijos.

La provincia anglicana de Melanesia abarca tres naciones independientes: las Islas Salomón, la República de Vanuatu y el territorio ultramar francés de Nueva Caledonia. Su sede provincial se encuentra en Honiara con una oficina de administración sub-provincial en Luganville en Santo en Vanuatu. Cuenta con siete diócesis en las Islas Salomón y dos en Vanuatu.

El obispo Nathan Tome, principal obispo de la provincia, está pidiendo a todos los miembros de la Iglesia que oren por el obispo Leonard y su familia “mientras se prepara para asumir esta posición de mayor responsabilidad dentro de la Iglesia de Melanesia.”

Más de 1000 obispos y sus esposas hacen sus reservas para la Lambeth Conference 2020

Hasta el momento, más de mil obispos y sus esposas se han registrado para participar en la Lambeth Conference 2020 (conferencia de Lambeth), la reunión decenal de los obispos de la Comunión Anglicana. El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, invitó al evento a los obispos de 40 provincias anglicanas de Comunión y cinco áreas extra provinciales.

La Lambeth Conference Company, el equipo que organiza el evento en colaboración con Lambeth Palace(palacio de Lambeth) y la Anglican Communion Office (oficina de la Comunión Anglicana), anunció el miércoles (26 de junio) que las inscripciones habían superado los 566 obispos y 435 esposas.

“En esencia, la esperanza de la Lambeth Conference 2020 es tener la voz plena, la diversidad y la experiencia de nuestra familia global representada”, afirmó Phil George, director ejecutivo de la Lambeth Conference Company. “Estamos encantados de que muchos de nuestros invitados internacionales ya hayan confirmado su asistencia a este evento histórico y esperamos dar la bienvenida a más inscripciones en las próximas semanas y meses.”

Lambeth 2020 se celebra en Canterbury del 23 de julio al 2 de agosto de 2020 bajo el lema “La Iglesia de Dios para el Mundo de Dios.”

El programa verá a los participantes reunirse para orar, estudiar la Biblia, reflexionar, unirse en comunión, adorar y dialogar. El evento dará forma a las prioridades de la Comunión Anglicana para la próxima década y llegará compromisos comunes sobre cómo la iglesia puede abordar los problemas globales y las necesidades humanas.

Los obispos de la Comunión Anglicana todavía pueden registrarse para la Lambeth Conference 2020.

Los clérigos de Sudán del Sur denuncian la estigmatización de las sobrevivientes de la violencia sexual relacionada con conflictos armados.

Con motivo del día internacional para la eliminación de la violencia sexual en conflictos armados la semana pasada, el Consejo de Iglesias de Sudán del Sur emitió una declaración sobre la importancia de la atención a los sobrevivientes de la violencia sexual durante el conflicto en Sudán del Sur. En una declaración, los líderes de la iglesia expresaron preocupación por el hecho de que algunas víctimas sobrevivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos armados son condenadas y rechazadas por sus familias y, como resultado, son excluidas y relegadas a los márgenes de la sociedad, marginándolas.

Sin embargo, los líderes de la iglesia enfatizaron que no hay vergüenza en haber sido víctima de violación; y que la vergüenza debe recaer en quienes perpetran tales actos. Dijeron que la comunidad debe extender el amor y el respeto mutuo y la curación de las heridas físicas o mentales son la base de una sociedad pacífica y próspera.

En el momento del conflicto, casi el 95% de las mujeres y las niñas habían sido violadas por más de un perpetrador y, a menudo, durante varias horas o incluso días. Esto ha provocado que muchas sobrevivientes se queden en silencio ante el estigma, ya que temen la respuesta negativa de la sociedad si denuncian de tales actos. Temen ser victimizadas, culpadas o relegadas a los márgenes de la sociedad. Por esta razón la iglesia está pidiendo al gobierno e instituciones públicas que provean justicia para las sobrevivientes de la violencia sexual en conflictos armados.

La declaración de los líderes de la Iglesia fue leída a los reporteros el miércoles pasado (19 de junio) por el primado de la Iglesia episcopal de Sudán del Sur, el arzobispo Justin Badi Arama.

La Iglesia anglicana de Kenia ayuda a combatir los desechos plásticos y de alimentos

La Iglesia anglicana de Kenia ha estado enfrentando el problema de la seguridad alimentaria a través de su rama de desarrollo, los servicios de desarrollo anglicanos (Anglican Development Services o ADS). El desperdicio de alimentos es un problema real en Kenia. Según la oficina nacional de estadísticas de Kenia, los productores tiraron a la basura más de 1,9 millones de toneladas de alimentos en 2017, por un valor de 1,5 mil millones de dólares (aproximadamente 1,2 mil millones de libras esterlinas).

Nicholas Pande, oficial de proyectos del Consejo de Provincias Anglicanas de África, dijo a la Alianza Anglicana que “cada año, Kenia desperdicia alrededor de un tercio de los alimentos que produce a través de las pérdidas posteriores a la cosecha y el desaprovechamiento de alimentos por parte de los consumidores que compran más de lo que necesitan.”

En 2017, los agricultores en Kenia perdieron 290 millones de dólares a causa del desperdicio de maíz posterior a la cosecha, en gran parte debido a los roedores, la mala contribución de la manipulación y la aflatoxina, una toxina producida por hongos a causa de la exposición a la humedad.

La Iglesia anglicana de Kenia está tratando de desarrollar la capacidad de las comunidades capacitándolas en el manejo y almacenamiento después de la cosecha. La Iglesia ha estado promoviendo el uso de un tipo particular de bolsa de almacenamiento que se recomienda para almacenar maíz, a fin de que no se vea afectado por la aflatoxina. Están capacitando a los agricultores en prácticas agronómicas sostenibles y conservación de alimentos.

AnglicanNews