El CMI invita a todos a apoyar la oración mundial por la reunificación pacífica de la península de Corea

0
46
21 June 2018, Geneva, Switzerland: On 21 June 2018, the World Council of Churches receives a visit from Pope Francis of the Roman Catholic Church. Held under the theme of “Ecumenical Pilgrimage - Walking, Praying and Working Together”, the landmark visit is a centrepiece of the ecumenical commemoration of the WCC's 70th anniversary. The visit is only the third by a pope, and the first time that such an occasion was dedicated to visiting the WCC. Here, an ecumenical prayer service with religious leaders from all over the world. Here, WCC Central Committee member Rev. Prof. Dr Sang Chang from the Presbyterian Church in the Republic of Korea, Korea (Republic of Korea).

(OIKOUMENE – 18 de julio de 2019).- El Consejo Mundial de Iglesias invita a todas las personas de buena voluntad a celebrar un domingo de oración por la reunificación pacífica de la península de Corea el 11 de agosto.

Cada año, los cristianos son invitados a unirse en una oración por la paz y la reunificación de la Península Coreana. Preparada por el Consejo Nacional de Iglesias en Corea y la Federación Cristiana de Corea, la oración se usa tradicionalmente el domingo antes del 15 de agosto de cada año.

El 15 de agosto, celebrado como el Día de la Liberación tanto en Corea del Norte como en Corea del Sur, marca la fecha en 1945 cuando Corea obtuvo la independencia de la opresión colonial japonesa, pero, irónicamente, también fue el día en que la península se dividió en dos países.

El Comité Central de la Federación Cristiana Coreana (Corea del Norte) y el Consejo Nacional de Iglesias en Corea (Corea del Sur) han compuesto su oración anual conjunta por la reunificación pacífica de la Península Coreana para 2019.

Se alienta a las iglesias a traducir esta oración a sus idiomas nacionales y compartirla con sus congregaciones.

«Señor, una vez fuimos un solo país», dice la oración. «Hace cien años, hace cien años, pedimos la independencia de Corea contra la tiranía del imperialismo japonés».

La oración expresa el deseo de que la Península Coreana vuelva a ser una. «Señor, te suplicamos», dice la oración. «Nunca más volvamos a intentar la guerra en esta tierra, y establezcamos nuestro propio régimen permanente y pacífico que ninguna potencia extranjera pueda aprovechar».

La oración insta a las personas a mantener sus corazones, voluntades y fuerzas unidas. «Recordémonos que debemos forjar nuestro propio destino», la oración implora. «Señor, haznos uno.»

Juntos, la gente en la península de Corea debe forjar nuestro propio destino, refleja la oración. «Señor, escuche las oraciones de los cristianos amados en todo el mundo por la paz y la prosperidad», se lee en el texto. «No debemos eludir nuestra obligación ni demorarnos por ninguna razón».

El Consejo Nacional de Iglesias en Corea celebrará un servicio de adoración conjunta en la Iglesia Bogum de Seúl, así como servicios regionales en Suwon, Daejon, Busan, Jeonju y otros lugares. Además, se realizarán festivales de música y exposiciones.

El 15 de agosto, Día de la Liberación, el Consejo Nacional de Iglesias en Corea celebrará un evento conjunto con una organización civil, el Comité 6.15. La gente se reunirá en la Plaza Kwanwamoon para hacer «una cadena de paz» que rodeará las embajadas de Estados Unidos y Japón en las cercanías.